Opel España se centrará en 2019 en mejorar rentabilidad y calidad de servicio

El director general comercial de Opel para España y Portugal, Jorge Tomé, se ha marcado como objetivo para 2019 mejorar “el nivel de juego” de la marca alemana, lo que implica incrementar la rentabilidad de los concesionarios y la calidad de servicios a los clientes.
Tomé, que fue nombrado para ese puesto en julio pasado tras dirigir Peugeot Ibérica, ha asegurado en una entrevista con Efe que actualmente la rentabilidad de la red de Opel está “por debajo de lo deseado”.
La previsión que maneja para 2019 es que ésta se sitúe por encima del 1 % “como mínimo”.
El que se alcance esa cifra dependerá no solo de la matriculación de vehículos nuevos, sino también de que crezcan las ventas de usados a particulares y de que se incrementen las horas y las piezas facturadas de los talleres.
Asimismo, ha adelantado que en 2019 el control de los gastos indirectos o los costes de estructura deberá situarse por debajo del 4 % de la cifra total de negocios.
Otro de los ejes de trabajo de Jorge Tomé será el de reducir el año que viene los volúmenes de venta a las empresas de alquiler (RAC) y asumir el “100 %” del retorno de los coches que vendan a éstas en los próximos dos años.
“Estamos construyendo un modelo de negocio que tendrá continuidad en los años siguientes y que estará impactado por el nuevo entorno y un nuevo contexto, marcados ambos por la aplicación de determinados reglamentos estrictos y cuantificados de emisiones de CO2, por nuevas ofertas de movilidad o por clientes más sensibles a la calidad de las prestaciones, portadores de nuevas costumbres y de nuevas necesidades de consumo”, ha precisado.
Preguntado por su previsión de ventas para 2019, Tomé, a quien le gusta hablar de turismos+comerciales, ha respondido que estará en línea con lo realizado en 2018 (los datos de cierre de año del mercado español se conocerán el próximo miércoles 2 de enero).
La “ambición” será seguir incrementando cuota de mercado “progresivamente” y de “forma segura”.
“El Plan PACE -con el que Opel quiere volver a ser rentable en 2020 tras su compra por el Grupo PSA en febrero pasado por 2.200 millones de euros- nos ha dado las pautas y los resultados económicos están apareciendo”, según el directivo portugués y gran aficionado a los deportes de competición.
“Sólo tenemos que seguir garantizando que somos suficientemente ágiles y que entrenamos diariamente para adaptar nuestro nivel de juego a un camino que sabemos será muy exigente, en permanente cambio de entorno y reglas y seguramente muy competitivo”, ha indicado.
Del comportamiento que tendrá el próximo año el mercado automovilístico español ha previsto que estará marcado por los preparativos que tendrán que hacer constructores, marcas y concesionarios para cumplir en 2020 con la normativa CAFE (Corporate Average Fuel Economy), que reduce las emisiones promedio de los vehículos a 95 gr/km.
Entretanto, ha advertido de que las noticias sobre prohibiciones al diésel y restricciones de los vehículos de combustión, sumadas a las previsiones que hablan de un menor crecimiento económico, afectan a las políticas comerciales de las marcas y a la evolución de la estructura del mercado.